Texto de Yoga y Otoño :Taller de las jornadas Naturalistas impartido por Alicia Velasco

Alicia Velasco, Maestra de yoga.
“Taller yoga y otoño”

El hombre como parte del todo, del cosmos, de la Naturaleza,
experimenta cambios en función de la estación del año que se encuentra.
Proponemos una sesión de asanas y pranayama diseñada para equilibrar el cuerpo y sus emociones en esta época del año. Una ayuda para la renovación,la interiorización y el enraizamiento.

TALLER JORNADAS NATURALISTAS.

YOGA Y OTOÑO

¿QUÉ ES YOGA?

El yoga es una disciplina física y mental que surgió en India hace más de 5.000 años. La palabra yoga proviene del sánscrito y significa “unión”: UNIÓN del cuerpo con la mente; unión del yo con el cosmos, pero existe una definición que a mí particularmente me gusta mucho y que define muy bien el yoga: “Yoga es la unión entre lo que piensas, lo que sientes y lo que haces”.

El yoga es una vía de crecimiento personal a la que las personas llegan por motivos bien diferentes: algunos empiezan a practicar para aliviar estrés, otros para tratar los dolores de espalda, otros para conocerse mejor…

La base son las posturas, sí, pero no olvidemos que si no hay una interiorización, un fondo, una CONSCIENCIA, no será yoga.

¿QUÉ NO ES YOGA?

Me parece muy relevante responder también a esta pregunta, ya que en muchas ocasiones se relaciona el yoga con la religión, y no tiene nada que ver. El yoga puede ser practicado por individuos de cualquier religión.

También hay que alejarse de la creencia de que para hacer yoga hay que ser muy flexible y hay que hacer posturas imposibles más propias de contorsionistas circenses que de yoguis.

En mi opinión, las posturas más simples suelen ser las más beneficiosas a todos los niveles. Por lo tanto, dejemos a un lado la competición, el culto al cuerpo, la idea exhibicionista del yoga y vayamos a la esencia de la práctica.

EL HOMBRE COMO PARTE DEL TODO:

Vivimos en una sociedad en la que estamos desnaturalizados, las grandes ciudades nos han alejado de la Naturaleza. Nos hemos dejado seducir por las luces de neón, la tecnología y bullicio de las calles abandonando nuestra parte más animal.

Y no hay que olvidar que somos parte de la Naturaleza y del cosmos. De hecho, no somos conscientes hasta que punto nos afectan los cambios en el entorno, las estaciones, la noche, el día, las mareas, las lunas…

Ahora, con la llegada del otoño, debemos adaptarnos a un cambio importante: las temperaturas bajan, las hojas de los árboles caen, hay menos luz en el ambiente… Todo eso nos influye a nivel físico, mental y emocional. Por ello, debemos hacer algunos cambios en nuestros hábitos de vida. ¿Empezamos?

Por ejemplo, para lidiar con el frío, las gripes y catarros, debemos prestar más atención a los pulmones y al sistema inmunológico. ¿Cómo? Con asanas que abran y fortalezcan el pecho como Anahatasana, respiraciones que equilibren nuestra respiración como Nadi Sodhana Pranayama, ejercicios respiratorios que eleven la temperatura corporal como Kapalhabati o ejercicios que movilicen y activen todo el cuerpo (hay que tener en cuenta que después del verano la actividad metabólica se ralentiza) como Suryanamaskar (Saludo al Sol). De esta manera conseguimos que nuestro organismo sea más fuerte e inmune a los virus.

El intestino es otro de los órganos que debemos cuidar durante el otoño: después del verano hay que deshacerse de las grasas, calor y toxinas acumuladas. Además de sus conocidos beneficios para la columna vertebral, las torsiones son una excelente manera de aliviar la tensión en el área abdominal, dar flexibilidad al diafragma y beneficiar el tránsito intestinal. ¿Ejemplos? PARIVRITTA UTKATASANA o ARDHA MATSYENDRASANA. La paradoja de las torsiones es que cuanto más torsionamos, más liberamos la tensión física y emocional. ¡A torsionar!

Otras asanas, como APANASANA, son también muy beneficiosas para ayudar al organismo a eliminar los residuos acumulados. También son recomendables las dietas depurativas y ayunos (siempre bajo la supervisión de un experto) y los masajes abdominales.

A nivel emocional y mental el otoño también nos pasa factura: la falta de luz hace que el ánimo decaiga dando lugar a miedos, ansiedad o lo que muchos definen como “depresión estacional”.

Para evitarlo, podemos beneficiarnos de posturas tranquilizadoras como BALASANA o las técnicas meditativas que propone el yoga. En mi opinión, NADI SODHANA PRANAYAMA es una de las técnicas más poderosas para relajar y calmar la mente, eliminar el estrés y ayudar a dormir ¡además de ser sencillísima y apta para todos!: Se trata de un pranayama, que además es considerado en si mismo una técnica meditativa.

El otoño es un buen momento para la introspección, para meditar sobre nuestra vida, cambios que queramos hacer en ella… Igual que los animales mudan su piel y los árboles pierden sus hojas, nosotros también podemos aprovechar para hacer cambios y liberarnos, igual que hemos hecho con las toxinas del cuerpo, con los sentimientos, emociones y patrones mentales que ya no nos aportan nada sustituyéndolos por otros nuevos.

ASANAS: posturas.

Lo más importante a la hora de realizar las asanas es escuchar el cuerpo, algo a lo que tampoco nos han enseñado en esta sociedad. Tendemos a estar demasiado pendientes de los estímulos externos y no está en nuestra rutina el hábito de sentarnos en silencio a escuchar qué nos dice nuestro sabio organismo. Las clases de yoga son un momento perfecto para escucharnos.

Al construir un asana no debemos estar sufriendo, sino estar en un esfuerzo confortable, ¿qué es esto? En mi opinión, es una mezcla entre estar cómodo y a la vez saber que estamos trabajando, evolucionando en la postura.

Otro punto clave de las asanas y el yoga es, sin duda, la consciencia. Aunque hayamos hecho las asanas cientos de veces, hemos de practicarlas con CONSCIENCIA y ATENCIÓN, no de forma mecánica. La CONSCIENCIA, es una de las diferencias entre yoga y deporte.

Al ser conscientes también nos daremos cuenta de que las posturas tienen repercusión a nivel físico, energético, emocional, mental. ¡Son poderosísimas!

PRANAYAMA: Ejercicios de respiración.

Prana significa energía y es un concepto vinculado al yoga hasta tal punto que en los primeros textos clásicos registrados sobre el yoga, los ejercicios respiratorios aparecían antes que las posturas.

El estado de la respiración está muy vinculado a cómo nos sentimos: la forma de respirar influye profundamente en las tensiones físicas y emocionales, así como en los pensamientos incontrolados. Por lo tanto, hacer ejercicios de pranayama influirá sobre el estado de la mente.

Para las personas que nunca han practicado yoga hay que señalar dos puntos importantes:

  • en la sesión de yoga hay que respirar SIEMPRE por la nariz, a no ser que se indique lo contrario.

  • Respiración y movimiento van unidos.

La importancia del Pranayama en otoño: La respiración ayuda a fortalecer los pulmones, uno de los órganos que debemos cuidar estas semanas. Además, el otoño es un buen momento para trabajar en técnicas respiratorias, que además ayudan a la interiorización. Una respiración adecuada purifica la sangre, limpia los pulmones, aumenta la concentración, disminuye el nivel de estrés, desbloquea el diafragma.

Con técnicas de respiración como Kapalhabati (se llama también Respiración de Fuego) podemos elevar la temperatura corporal: Es un pranayama de respiraciones rápidas y seguidas que sirve para limpiar los pulmones, equilibrar y fortalecer el sistema nervioso y tonificar los órganos digestivos. Además beneficia el sueño, relaja e incrementa la temperatura corporal.

Más vale un gramo de práctica que toneladas de teoría”,

Swami Sivananda

TEXTO CIERRE SESIÓN.

Siempre me ha parecido espectacular la caída de una hoja. Ahora, sin embargo, me doy cuenta que ninguna hoja “se cae” sino que, llegado el escenario del otoño, inicia la danza maravillosa de soltarse. Cada hoja que se suelta es una invitación a nuestra predisposición al desprendimiento. (…)

Ojalá que este otoño, con sus claroscuros, sus nostalgias, sea un tiempo de recogimiento, de soltar lo que ya no nos pertenece, de desprendernos para renovarnos, de hacer espacios en nuestras vidas para cosas mejores”.

José María Toro, “La sabiduría de vivir”.

Anuncios

Si te apetece, coméntanos algo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s