Solidaridad con las encausadas en la Operación Arca

Difundimos el manifiesto de l@s comp@s del grupo de apoyo Quemando Arcas. Toda nuestra solidaridad y apoyo.

El 13 de mayo de 2019 dos compañeras fueron detenidas en Madrid; sus casas y el EOA La Emboscada fueron registrados por la policía. Desde entonces, se mantienen a la espera de juicio bajo la acusación de terrorismo, siendo investigadas en relación a diferentes acciones contra cuerpos represivos, bancos, partidos políticos e inmobiliarias.

No nos importa si para el Estado ellas son inocentes o culpables, si son criminales o terroristas. No queremos legitimar su espectáculo, ni un sistema judicial y político que han creado ellos para sus intereses. La única definición que reconocemos, y en la que nos reconocemos a nosotras mismas desde la complicidad, es la de anarquitas. Porque luchamos por recuperar nuestra vida y nuestra autonomía frente a este sistema autoritario.

Para nosotras la mejor manera de solidarizarse es continuar con las luchas que compartimos, por eso estas compañeras y ortas tantas, golpeadas a diario por el sistema, están presentes en ellas y las inspiran. Un guiño de complicidad, sean criminales, terroristas o simplemente anarquitas.

Sus jaulas no nos detienen.

https://quemandoarcas.noblogs.org/

Hegemonia tras la pandemia geopolítica

El conflicto estratégico internacional con China que desde la llegada al poder, en USA, de TRUMP, se ha ido intensificando en los últimos tiempos, de alguna manera, se ha visto distorsionado (o tal vez desviado a propósito), por el impacto mundial que está teniendo el COVID-19. El Ex Secretario de Estado de USA Henry Kissinger ya sostuvo que “por lo general el equilibrio de poder es el resultado de un proceso de frustrar el intento de un país determinado por gobernar y sobreponerse a los demás”.

En esta coyuntura cobra una enorme importancia la batalla por la narrativa sobre la crisis del coronavirus. Nunca sabremos la verdad sobre la aparición del virus, natural o provocado, intencionado o por error en su manejo, como arma o simplemente como enfermedad… nos quedará como un misterio más, por lo que los cospiranoicos podrán llenar muchas, muchas cuartillas.

China, iniciada la recuperación y la superación de la crisis del COVID-19, se presenta como el actor clave en la lucha contra él, se puede observar su conocimiento sobre la enfermedad, su experiencia en su contención, sus medidas para mantener a flote la economía, y su cooperación práctica con otros países gravemente afectados. Con Italia y España ya hay un ofrecimiento directo de ayuda e incluso con envíos de equipamiento médico. Su eficacia en el control de la epidemia, la colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la mencionada solidaridad sanitaria (facilitada por la actitud poco proactiva de USA y de la UE hasta el momento) parece indubitable. Así pues, en este contexto, se puede afirmar que en Pekín, de ahora en adelante, estarán particularmente preocupados por dos cuestiones: el lugar de China dentro de las cadenas globales de suministros comerciales e industriales y su imagen internacional.

Así pues, nos preguntamos: ¿la crisis del coronavirus reforzará la influencia internacional de China, o, tal vez, un análisis más profundo, nos lleva a pronosticar un impacto más bien negativo sobre su posición económica y política en el mundo?

Se ha dicho que “más allá del efecto sobre los equilibrios internacionales de poder derivados del impacto directo del coronavirus en China, el desarrollo de esta pandemia puede tener un mayor efecto sobre el lugar que ocupa el gigante asiático dentro de la comunidad internacional que sobre el de otros países”. China al ser originariamente donde se detectó el COVID-19, y haber actuado con su típica falta de transparencia en el momento inicial, le ha valido a USA para redoblar su campaña, y remarcar, los riesgos de que las cadenas de valor de las empresas dependan demasiado de un país inseguro, e intensificar las dudas acerca del liderazgo que puede jugar en la gobernanza global un país tan opaco.

Por otra parte, a nivel interno, también parecen equivocadas las previsiones iniciales que apuntaban a una pérdida de legitimidad del régimen. Por el contrario, es probable que incluso se refuerce la posición del partido comunista, y si no lo hace será porque la economía se deteriore, pero no por causas políticas y de eficacia. Estamos ante una situación paradójica, pues las autoridades del país cuya imagen puede verse más deteriorada por la crisis del coronavirus parecen correr menos riesgo de ver erosionado su liderazgo que sus contrapartes de otras latitudes. En las democracias occidentales sí podrían producirse crisis de gobierno debido al daño económico y la gestión misma de la enfermedad. Muy por el contrario quedará enterrado el papel jugado por las autoridades chinas en el origen y gestión de esta crisis.

El aspecto más importante a considerar, de aquí en adelante, es sin duda el económico. Todo el planeta, y por ende el capitalismo internacional que es ya el sistema económico terráqueo, vive ya en la angustia de los efectos de la crisis del coronavirus. Y así, aunque la mayor parte del debate pivota en torno al impacto sobre el ritmo del crecimiento económico a corto y medio plazo, a las autoridades chinas también les inquietan los efectos estructurales sobre el lugar en que quedará su país en el gran mercado capitalista internacional.

La Administración Trump ha animado constantemente a las empresas norteamericanas a reducir su dependencia de China, a diversificar proveedores y a relocalizar sus actividades productivas en USA, y sigue impulsado este proceso mediante una guerra comercial con China que también ha afectado a las empresas de terceros países que producen en ese país. Todo ello ha tenido un impacto negativo sobre la economía china, que creció en 2019 medio punto porcentual menos que en 2018.

En este marco, la crisis del coronavirus contribuye a erosionar todavía más la posición de China como fábrica mundial, proporcionando munición a quienes cuestionan la fiabilidad del gigante asiático como base productiva, alegando que presenta múltiples dificultades que no se dan en las democracias occidentales. Además, esta crisis añade una dimensión, en este caso de seguridad tecnológica, a esta controversia, hasta ahora muy vinculada al desarrollo de las redes 5G, y que apunta también a los riesgos de depender de China para la provisión de medicamentos y suministros médicos.
De ahí el empeño de la diplomacia china por sembrar dudas sobre el origen del virus, criticando a los medios occidentales por dar por sentado que se originó en China y dando pábulo a teorías que apuntan a USA como el origen del virus.

Asimismo, la retórica oficial china subraya la eficacia en la gestión de las autoridades chinas como el elemento clave que ha permitido una rápida contención de la epidemia dentro del país y que el resto de los países tuvieran más tiempo para preparar una respuesta antes de que la enfermedad alcanzase su territorio.

China se presenta ya como un actor clave en la lucha de la comunidad internacional contra el coronavirus y las contundentes repercusiones sanitarias, económicas y políticas de esta crisis que ya están golpeando los diferentes rincones del planeta. La velocidad de la respuesta internacional de China contrasta con la lentitud de la UE

Federación Libertaria de Madrid


Huelga de Alquileres

  1. Suspensión de los pagos del alquiler e hipotecarios a la vivienda habitual y locales de pequeños comercios. También la condonación de las deudas inquilinas e hipotecarias contraídas a raíz de la pandemia. Es necesario aliviar la asfixia económica de la población. Además, hay más de tres millones de trabajadores autónomos en todo el Estado que tienen bajada la verja de sus comercios.
    En este aspecto, también interpelamos a la responsabilidad social de los arrendadores, teniendo en cuenta de las ventajas fiscales de las que disfrutan y pagamos entre todos.
  2. Suspensión del pago de los suministros básicos de agua, luz y gas. Hablamos de servicios básicos para garantizar la vida de las familias. Endesa, Iberdrola y Naturgy cosecharon más de 5.700 millones de beneficios en el último año. Lo que supone que el encarecimiento de las facturas aumentó 35 veces más que el consumo de energía.
  3. Poner las viviendas vacías a disposición de las personas que no disponen de una. Hay más de 35.000 personas sin hogar que necesitan una vivienda. 

Sin embargo, no nos quedamos aquí. Somos conscientes de que las consecuencias socioeconómicas se mantendrán más allá del confinamiento. Por ello, nos adelantamos a este contexto proponiendo soluciones post-confinamiento:

  1. Mantener la suspensión del pago del alquiler el tiempo que sea necesario a aquellas personas en situación de vulnerabilidad.
  2. Suspensión indefinida de los desahucios y persecución de los desahucios ilegales. No aceptamos que vuelvan los desalojos tras el confinamiento. Antes de la pandemia, el número de desahuciosdesalojos que se había alcanzado desde 2008 ya superaba el millón de desahucios.
  3. Regulación del precio del alquiler. Ingresos bajos frente a precios altos es la fórmula de la asfixia económica. EAdemás, exigimos la bajada inmediata del precio del alquiler y que este vaya ligado a la renta disponible de los hogares. Los contratos de alquiler tienen que ser estables, que se renueven de manera automática, y se ponga fin así a la actual precariedad e incertidumbre. 
  4. Que no se retroceda en medidas de protección tomadas durante el confinamiento. Manteniendo el alta de los suministros básicos a las personas vulnerables, el régimen de viviendas de alquiler para pisos turísticos y sustentar la moratoria de desahucios. 
  5. Compromiso de no tomar represalias contra las huelguistas. Prohibiendo las demandas por impago a las inquilinas que se hayan unido a la huelga. 
  6. Expropiación de pisos a fondo buitres y bancos. Debemos corresponsabilizar a aquellos actores que han hecho negocio con unel bien de primera necesidad como es la vivienda. Fondos buitres y bancos deben contribuir conproporcionar en dotar recursos para superar las consecuencias habitacionales de la pandemia. Recordemos que la banca fue rescatada con más de 65.000 millones de dinero público y los fondos buitre son maquinarias de evasión fiscal.

Hay que acabar con la lógica perversa de que las crisis sean sufragadas con recursos públicos. Durante esta pandemia ha quedado patente que necesitamos unos servicios públicos fuertes. Conceder privilegios a las grandes fortunas inmobiliarias mientras se recortan derechos sociales ha puesto nuestras vidas en riesgo. Las entidades financieras y los grandes propietarios de este país tienen que arrimar el hombro.

Los fondos buitre, socimi, bancos e inmobiliarias no van a tener problemas en asumir los costes de la suspensión de los alquileres. En relación a los arrendadores que tienen un única vivienda en propiedad y necesiten estos ingresos para cubrir sus necesidades básicas, también deben estar amparados por el Gobierno, como ya están haciendo a otros sectores.

Es la hora de rescatar a las personas. Es el momento de confinar privilegios. La suspensión del pago de los alquileres es el primer paso necesario para devolver la función social a la vivienda y superar las consecuencias sociales de la pandemia.

¡Súmate a la huelga! https://suspensionalquileres.org/formulario/

[Publicación] MUNDO COVID-19. Las epidemias en la era del capitalismo. nº 1

Difundimos y secundamos aquí la publicación de l@s compañer@s de Contra toda nocividad.

MUNDO COVID-19. nº1
LAS EPIDEMIAS EN LA ERA DEL CAPITALISMO

Recopilación de textos de análisis internacionales durante el estado de alarma.

Lxs desechables de lxs desechables

Las instituciones biopolítico-disciplinarias del estado establecen una jerarquía piramidal de gestión social de los cuerpos que maximiza la vida-cuidado/muerte-desamparo de las poblaciones en términos del interés capitalista. En la cúspide de la pirámide está el varón propietario, blanco, adulto y preferiblemente heterosexual (Florentino Pérez, Amancio Ortega); los imprescindibles. Otros tramos de la pirámide que tienen derecho a vivir y ser cuidados, son l@s que en el presente o en el futuro (jóvenes) están catalogados como “recursos humanos” para la producción/explotación. La lógica de gestión del mercado durante sus recurrentes crisis hace de estas personas-recursos, sin embargo, potencialmente desechables (denegando o reduciéndose la posibilidad vital y de cuidados) según el escalafón en que se encuadren dentro de la clase asalariada, su sexo, su raza, su poder de consumo, su cualificación, etc.

En el verano de 2017 el Banco Central de EEUU expresó su preocupación por la muerte de 400.000 ciudadanos mayoritariamente blancxs por sobredosis de opiáceos, legales y de venta en farmacias, en los últimos 20 años. Johnson & Johnson, como otras farmacéuticas que han sido demandadas, lanzó campañas de márqueting falsas, engañosas y peligrosas por “la ausencia de efectos secundarios”, que sin embargo provocaron un aumento exponencial de las tasas de adicción y muertes por sobredosis. Los millonarios acuerdos extrajudiciales alcanzados entre J&J y los demandantes han supuesto que Las acciones del gigante farmacéutico subieron cerca de un 2% pues los inversores esperaban un castigo mayor. Lxs blancxs muertos por sobredosis de opiáceos legales son un 50% más que la población negra y un 167% más que la hispana. La gran diferencia respecto del drama del crack o del caballo (sufrida mayoritariamente por negrxs) que fue abordada como un problema de criminalidad, es que la crisis de los opiáceos se ha considerado un problema de salud pública ya que la población activa se reduce y la industria manufacturera tiene dificultad para dar con aspirantes con la preparación adecuada para desempeñar sus funciones; unxs son recursos humanos mientras que otrxs son desechados.

La población anciana está en los márgenes de la base piramidal, es catalogada como problema a resolver y a efectos prácticos son lxs desechables de lxs desechables. A finales de 2012, el titular de Finanzas del gobierno de Japón pidió a los ancianos del país que “se den prisa en morir” para que de esta manera el Estado no tenga que pagar su atención médica y sus pensiones. El vicegobernador de Texas, este 24 de marzo pasado ha declarado: “los abuelos deberían sacrificarse y dejarse morir para salvar la economía en bien de sus nietos y no paralizar el país”. La necropolítica cruda expuesta por los dos ejemplos anteriores se concreta salvajemente en la gestión del Covid-19 en las residencias de ancianxs. A fecha de 28 de marzo 1065 personas habían muerto en las residencias de ancianxs de Madrid, un 2% del total -cuando fuentes no oficiales triplican la cifra de fallecimientos-. Residencias sin medios sanitarios o profesionales para gentes vulnerables por precaria salud y/o cuidado-dependencia, ancianos y mayores absolutamente abandonados cuando no muertos en sus camas, hacen de estas instituciones verdaderos cementerios vivientes para lxs desechables de lxs desechables. Lxs libertarixs al asumir el apoyo mutuo y la interdependencia existencial de los cuerpos desvelamos el criminal utilitarismo biopolítico capitalista, que naturalizando “el hecho consumado” del Covid-19 busca integrar a la población enfangándola en su lógica para que respondamos a la pregunta sobre ¿qué vidas estaremos dispuestos a salvar y cuidar y cuáles serán sacrificadas?. Lxs libertarxs luchamos por revertir los salvajes recortes en sanidad apostando por servicios sanitarios suficientes para el cuidado de la salud de todxs y siempre autogestionados por todxs.

Federación Libertaria de Madrid

Es el miedo lo que nos tiene que preocupar y no tanto el coronavirus

Es tremendo, apabullante, el bombardeo mediático al que asistimos con permanente actualización de cifras de muertos y contagiados. Nadie nos ha contado nunca el proceso de contagio y muerte que se genera en España anualmente (6.000 se afirma) por los diferentes microbios de las gripes, ni mucho menos los 300.000 muertos por cáncer de todo tipo; no digamos los muertos en el “tajo”.

undefined

Resulta que los afectados de gravedad son aquellos que tienen otro tipo de dolencias (respiratorias, inmunidad, diabetes, etc.) y el problema para el sistema está, una vez que se han medio cargado el sistema sanitario español, en que no tenemos una asistencia sanitaria adecuada para aquellos (camas, respiradores, UCIS, etc.). La inmensa mayoría de la población solamente padecerá una sintomatología leve.

De aquí que intenten rebajar la curva de afectados graves a lo largo del tiempo para poder dar acogida a la avalancha que se viene encima y con ello la imagen de improvisación, desatención y falta de inversiones en el sector sanitario que tanto les preocupa cuando tienen que conseguir votos.

Luego tendremos que añadir los intereses de los grupos farmacéuticos y de los laboratorios (mascarillas, guantes, ropas especiales, fármacos, etc.), tan preocupados en vendernos desde la “sexta” a la “primera”, mientras vemos trenes de cercanías repletos y el metro con distancias inferiores entre los viajeros al metro y medio; patético.

No hay que olvidarse de los intereses de los poderes financieros, que como siempre sacarán tajada de todo este “mundo del terror”, y que ya ganan dinero en las bolsas “jugando a corto” y especulando con las acciones de las farmacéuticas. No nos olvidemos que una gran “crisis de deuda” se nos viene encima dado que la recesión, nadie tiene duda alguna de su llegada, la tendremos que pagar entre todos, como siempre.

Esta vez el sistema capitalista tiene una ventaja sobre otras crisis sistémicas: el miedo inculcado en la población le permite achacar el problema al virus y además con la ventaja de la docilidad, fabricada durante varios meses por los mas-media y el confinamiento poblacional.
Por último nos aislarán cada vez más, nos alejaran a un@s de otr@s, harán más difícil la crítica y la oposición al sistema, irán creado más población dócil y que permita a los de siempre pensar por ella.

Nuestro propio Plan de Choque por el Covid-19

Desde el Ateneo Libertario de Carabanchel Latina y apoyando la moción del Sindicato de Inquilinas de Gran Canaria y la Federación Anarquista de Gran Canaria nos adherimos públicamente al “Plan de choque social” que ha surgido a iniciativa de distintos colectivos sociales de todo el Estado ante la crisis sanitaria, económica y social provocada por el Covid-19.

Sin embargo, y aun suscribiendo la totalidad de este “Plan de choque”, creemos que no basta con exigir a los poderes públicos que hagan algo; es necesario exponer las medidas a las que se recurrirá de no cumplirse las exigencias de la clase trabajadora y también buscar las fórmulas para protegernos y cuidarnos por nosotras mismas.

1º Suspensión del pago de alquiler, hipoteca y suministros básicos (agua, luz, gas), pero también de cualquier deuda crediticia contraída con cualquier entidad financiera por parte de personas sin recursos. Liquidación del interés sobre dichas deudas. Paralización sine die de cualquier proceso de desahucio iniciado contra personas en situación de vulnerabilidad.

2º Garantizar el pago íntegro de la nómina, pero también una Renta Básica Universal que dé cobertura a todas las personas que carecen de ingresos regulares (especialmente importante para las familias con menores a cargo ante la suspensión de los comedores escolares). Impedir la carestía de los precios sobre bienes de consumo de primera necesidad. No permitir ningún despido, ni individual ni en formato ERE o ERTE. Reincorporación inmediata de todas las trabajadoras y trabajadores despedidos.

3º Suspender cualquier actividad laboral que no responda a servicios esenciales.

4º Ofrecer alternativas alojativas para todas las personas sin hogar que lo necesiten, para quienes el #QuedateEnCasa es un cruel insulto. Las viviendas vacías en manos de bancos, fondos y entidades financieras deben ser socializadas y puestas a disposición pública.

5º La sanidad privada, con todos sus recursos, debe ser socializada y puesta al servicio del interés general. Esta inyección de recursos también debe destinarse a garantizar la cobertura sanitaria de sectores históricamente excluidos del derecho a la salud, como la población migrante o la población reclusa.

En caso de no cumplirse estas exigencias:


Instamos a todos los sindicatos laborales y de vivienda a declarar una huelga laboral general indefinida y una huelga hipotecaria y arrendataria general indefinida. Instamos a la población a proclamarla por su cuenta en caso de que dichos sindicatos no estén a la altura.
Si nos obligan a ir a trabajar para cumplir servicios no esenciales, sólo una huelga masiva puede protegernos.

Entendemos que la situación de colapso sistémico que ha agravado el coronavirus puede ser una excusa para que nos impongan un modelo capitalista aún más feroz, controlador e inhumano, se degraden todavía más las condiciones laborales y el dogma de la austeridad se cebe con las más pobres; pero también puede ser una oportunidad para que las de abajo nos demos cuentas de las imperfecciones y fragilidades del sistema, nos dispongamos a recuperar parte del terreno perdido y busquemos, en redes de apoyo, mediante la acción colectiva, la palanca para un cambio de paradigma: más social, más justo, más igualitario y más libre.

¡¡Estamos en Mastodon!!

Ante la censura recibida en nuestra cuenta de Twitter y la sinrazón de esta empresa para poder utilizar la cuenta del Ateneo Libertario Carabanchel Latina hemos decido darnos de alta en la red social libre Mastodon y pasar de las herramientas del amo.

undefined

Puedes encontrarnos como @AteneoLCL o @AteneoLCL@anarchism.space

También puedes ver nuestras publicaciones sin necesidad de darte de alta en Mastodon en https://anarchism.space/@AteneoLCL/

Si no conoces Mastodon y quieres saber más aquí tienes información: https://www.xataka.com/basics/que-mastodon-como-funciona-como-te-puedes-registrar

Salud.