CINE ANARQUISTA

Historia de una anarquista. V.O. subtitulada al castellano

Ruedo Ibérico, radicalmente libre

Asturias, la última revolución obrera

El tributo de las masas a Buenaventura Durruti (1936) (V.O.S.E.)

Entrevista a Durruti. Barcelona, 24 de Julio de

Quico Sabaté

Pido la palabra (Otro futuro: 1ª parte)

Anarquismo revolucionario en Euskad

Barcelona trabaja para el frente (versión reducida)

Archivi di guerra. Colonna Durruti

Arte y Anarquía

Casa Viejas. El grito de sur 1

Casas Viejas (parte 2/2)

Casas Viejas (parte 1/2)

Françesc Ferrer i Guàrdia, una vida per la Llibertat

Francisco Ferrer i Guardia. Viva la Escuela Moderna

III Congreso de la CNT y IV Congreso de la AIT en España en 193

El cine libertario. Cuando las películas hacen historia

Mitin y fiesta libertaria CNT-AIT (Montjuich, Barcelona, 1977)

Furia libertaria (Mitin de la CNT en 1977) (2010)

Ramón Vila Capdevila «Caracremada» (De la serie de TVE «El Maquis a Catalunya») V.O.S.E

Quico Sabaté (De la serie de TVE «El Maquis a Catalunya») V.O.S.E

Quico Sabaté (De la serie de TVE «El Maquis a Catalunya») V.O. en catalá

Granados y Delgado, un crimen legal (1996

Marcel.li Massana (De la serie de TVE «El Maquis a Catalunya») V.O.S.E

Josep Lluis Facerías (De la serie de TVE «El Maquis a Catalunya») V.O.S. en castellano

Josep Lluis Facerías (De la serie de TVE «El Maquis a Catalunya») V.O en catalá

El Maquis a Catalunya 1939-1963 (Capítulo 3: Ascensión y caída del Maquis urbano)

El Maquis a Catalunya 1939-1963 (Capítulo 2: La invasión del Valle de Arán)

El Maquis a Catalunya 1939-1963 (Capítulo 1: Los inicios del Maquis)

Contra viento y marea (4ª parte de «Otro futuro) (1989)

El violento oficio de la historia (2006)

Ya no hay locos (3ª parte de «Otro futuro) (1989)

Los anarquistas – CNT (198

Revolución y guerra civil en España (2006

Roig i Negre (2006)

Revolució (Zona roja) (2005)

Vivir la utopía (199

Bajo el signo libertario (Otro futuro, 2ª parte) (1989)

¿Por qué perdimos la guerra? (1978)

El honor de las injurias. Documental sobre el anarquista Felipe Sandoval (2007)

Milicianos

Diego (Abel Paz) (1999)

Història d’una anarquista (2007). V.O. en catalá

Sara, una mujer de temple (2010)

El General Anarquista, sin Dios ni Amo – Antonio Ortiz – parte 2

El General Anarquista, sin dios ni amo – Antonio Ortiz – parte 1

Joan Peiró i la justicia de Franco (2003 – VOSE)

Joan Peiró i la justicia de Franco (2003 – Catalá)

Federica Montseny (1991)

Buenaventura Durruti 1936 (Taller de Imágenes de CGT)

Buenaventura Durruti, anarquista – Els Joglars – Canal Arte (1999)

Indomables Una historia de mujeres libres

Mujeres del 36 (1999)

Sueños colectivos (2011)

¡Ni peones, ni patrones! (1986)

Durruti en la revolución española – CNT (1988)

Nosotros somos así (1937)

La última (1937)

Nuestro culpable (1937)

Barrios bajos (1937)

Aurora de esperanza (1937)

The Will of a People (Amanecer sobre España. Versión en inglés) (1938)

Réveil en Espagne (Amanecer sobre España. Versión francesa) (1938)

Amanecer sobre España (1938)

Un pueblo en armas – (Fury over Spain)- (1937)

20 de Noviembre de 1936 ¿Te acuerdas de esta fecha, compañero? (1937)

El ejército de la victoria. Un episodio: Casa Ambrosio (1937)

Y tú… ¿qué haces? (1937)

El frente y la retaguardia (1937)

En la brecha (1937)

La silla vacía (1937)

El Instituto Regional Agropecuario (1936)

Aragón trabaja y lucha (1936)

El último minuto (1936)

Bajo el signo libertario (1936)

Momentos de España Nº 5 (1937)

1937. Tres fechas gloriosas (1938)

Teruel ha caido (1937)

La toma de Teruel (1937)

20 de noviembre (1937)

Alas negras (1937)

El general Pozas visita el frente de Aragón (1937)

División heroica (En el frente de Huesca) (1937)

El cerco de Huesca (1937)

Criminales. Bombardeo de Barcelona (1937)

Solidaridad del pueblo hacia las víctimas del fascismo (1936)

La Columna de Hierro (Hacia Teruel) (1937)

The Mass Tribute to Buenaventura Durruti (1936) (V.O.)

El tributo de las masas a Buenaventura Durruti (1936) (Doblada)

¡¡Ayuda a Madrid!! (1936)

Milicias antifascistas en Aragón (1936)

La conquista del Carrascal de Chimillas (Frente de Huesca) (1936)

Los Aguiluchos de la FAI por tierras de Aragón. Documental nº 4. La batalla de Farlete (1936)

Los Aguiluchos de la FAI por tierras de Aragón (Reportaje nº 3) La toma de Siétamo (1936)

Los Aguiluchos de la FAI por tierras de Aragón (Reportaje nº 2) (1936)

Los Aguiluchos de la FAI por tierras de Aragón (Estampas de la revolución antifascista) (1936)

Barcelona trabaja para el frente (1936)

Madrid, tumba del fascio (5ª jornada, documental nº 9) (1937)

Madrid, tumba del fascio (4ª jornada, documental nº 8) (1937)

Reportaje del movimiento revolucionario en Barcelona (1936)

Madrid, tumba del fascio (1a jornada, documental nº 5) (1936)

CONTRA LA IDEOLOGÍA EMOCIONAL

En la actual cultura de los consejos dulzones y melosos («sé la mejor versión de ti» o «si sonríes el mundo te sonreirá»), las máximas motivacionales pseudoestoicas («la clave es adaptarse al cambio») y los cursos de crecimiento personal («las crisis son una oportunidad para superarse»), nos han acostumbrado a tener que dar respuesta continua y funcional a los malestares de nuestro tiempo. Todo se cifra en la permanente –y dañina, por no decir perversa e impuesta– acomodación y aclimatación a las condiciones dadas, sin cuestionar cuál es su origen, cómo han llegado a establecerse o a qué intereses responden.

En un artículo de 2021 en The New York Times, los psicólogos sociales Jonathan Haidt y Jean M. Twenge pusieron sobre la mesa varios datos escalofriantes. Las crecientes tasas de ansiedad, depresión y sentimiento subjetivo de soledad en las generaciones más jóvenes no se deben unívocamente al impacto de la pandemia. Desde el año 2012, estos investigadores detectaron que los índices de ideación suicida y los intentos de suicidio, así como los suicidios efectivos, aumentaron drásticamente, sobre todo en niñas preadolescentes, con un incremento del 50% desde el mencionado año. En general, en el periodo 2012-2019 las tasas de depresión entre adolescentes casi se habían duplicado. LEER MÁS

fuente: ethic

‘La maleta’, un libro para recuperar la memoria del anarcosindicalismo y las luchas obreras

Josep Pimentel mezcla realidad y ficción en ‘La maleta’, a través de la cual recorre la Barcelona revolucionaria de 1936, el Frente de Aragón y las colectivizaciones

Eliseo es un obrero hijo de migrantes del sur de España, que se trasladó con su familia a Barcelona en el primer tercio del siglo XX, primero en el barrio Chino y después en el barrio obrero del Poblenou. Es “un ejemplo de anarcosindicalista que se hace a través de las luchas obreras en la fábrica”. 

La suya no es una historia real como tal, es un compendio de historias de diferentes personas que Josep Pimentel ha fusionado para hablar del anarcosindicalismo y las luchas obreras. LEER MÁS

fuente: EL DIARIO.ES

La Escuela Popular de La Prosperidad cumple 50 años (1973-2023)

La Escuela Popular de Prosperidad, “La Prospe”, cumple 50 años de existencia (1973-2013). 50 años construyendo cultura popular, construyendo un sueño que pocos por aquellas lejanas fechas del final de la dictadura podían imaginar tan largo. Tanto tiempo da para mucho, para grandes logros y estrepitosos fracasos, para grandes momentos de alegría y de tristeza, pero no puede por menos que resultarnos sorprendente que hayamos perdurado tan largo periodo en unos tiempos tan difíciles y duros para proponer proyectos de solidaridad y apoyo mutuo; en un mundo en donde el mercado lo regula todo y al ley de la oferta y la demanda es la medida de todas las cosas; solo lo más aptos sobreviven, la opción por las personas más débiles y desfavorecidas, digámoslo claramente, las explotadas, parece una apuesta inútil.

La Prospe es un lugar de encuentro del barrio, de cultura viva, de pedagogía liberadora, en donde la educación se concibe como un proceso global de intercambio, de ubicación ante el mundo, de toma de conciencia, de fraternidad, de conocimiento de uno mismo, de compañerismo frente al aislamiento y soledad que nos propone esta sociedad, y de imaginación frente a la mediocridad que nos rodea. Entendemos la educación como un proceso de liberación personal y colectivo; una educación que no se detiene en el ensimismamiento de acumular datos, sino de aprender para reflexionar sobre la realidad y a ser posible, transformarla. No habrá un cambio radical sin una transformación radical de los sistemas políticos que nos oprimen, sin una revuelta social que trastoque el orden establecido, pero ese momento, mientras llega, hay que prepararlo desde ahora mismo, empezando por transformar nuestras pequeñas vidas, nuestros pequeños o grandes entornos, visibilizando aquello a lo que aspiramos, anunciando con nuestros proyectos el mundo nuevo que llevamos en nuestros corazones.

No queremos terminar sin citar este texto de Paulo Freire, con el que nos sentimos plenamente identificados: “Confiamos siempre en el pueblo. Negaremos siempre fórmulas dadas. Afirmamos siempre que tenemos que cambiar junto a él, y no sólo ofrecerle datos. Experimentamos métodos, técnicas, procesos de comunicación. Superamos procedimientos. Nunca abandonamos la convicción, que siempre tuvimos, de que sólo en las bases populares, y con ellas, podríamos realizar algo serio y auténtico. De ahí que jamás admitiéramos que la democratización de la cultura sea su vulgarización, ni tampoco que sea algo fabricado en nuestra biblioteca y entregado luego al pueblo como prescripción a ser cumplida.”

Salud y pedagogía

Radiografía del sindicalismo en Estados Unidos

En los últimos años, hemos visto cómo el movimiento sindical en Estados Unidos ha ido creciendo poco a poco. Como un cuentagotas, nos van llegando cada vez más noticias de trabajadoras que se van uniendo en sindicatos. Las más llamativas son aquellas que se han dado en las grandes compañías del capitalismo yanki: en las cadenas de comida rápida o las Big Tech. En este artículo, vamos a explorar, a través de los datos, cómo este movimiento ha ido cogiendo forma.

Antes de nada, debemos tener claro que la organización sindical en el sector privado de EE UU es bastante diferente a la de España. Primero, encontramos que la negociación colectiva no existe como tal: no tienen convenios colectivos sectoriales, con lo cual los derechos de las trabajadoras funcionan a nivel de empresa o incluso cubren determinadas categorías profesionales dentro de las mismas. Esto provoca que la organización sindical sea mucho más complicada, ya que se deben formar sindicatos uno a uno en cada centro de trabajo, teniendo que reinventar la rueda cada vez. Aunque sí encontramos organizaciones sindicales a lo largo de todo el territorio donde estos sindicatos de empresa se van federando, no contamos con un modelo con grandes centrales sindicales que sirvan de paraguas, como en el Estado español.

Además, a esto le tenemos que sumar el conjunto de leyes antisindicales que encontramos allí, como la Taft-Harley (aprobada en 1946), que poco a poco han permitido que las prácticas antisindicales por parte de las empresas se hayan ido extendiendo y pongan trabas a la actividad sindical. Pero esto es algo en lo que entraremos un poco más adelante.

Para empezar con los datos, observamos en la siguiente gráfica la variación de la tasa de afiliación sindical en EE UU desde los años 60, cuando ésta se encontraba por encima del 30%, hasta el año 2020, donde vemos que ha ido descendiendo hasta casi el 10%. En la gráfica, esta tasa se presenta junto con la española y la del resto de países de la OCDE. Debemos tener en cuenta que en sí los valores no son del todo comparables, ya que no todos los países cuentan con las mismas legislaciones laborales. Por ejemplo, en los casos de Dinamarca, Finlandia, Islandia y Suecia la afiliación puede estar ligada al hecho de que los sindicatos ofrecen un seguro por desempleo. LEER MÁS.

fuente: EL SALTO

Errico Malatesta, un italiano en el corazón del comunismo anárquico

La historia del anarquismo europeo no puede comprenderse sin la figura del revolucionario Errico Malatesta, nacido en 1853 en una ciudad de la Campania italiana. Con alma de propagandista, orador público y hombre de acción, inició nuevas corrientes de pensamiento a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Abraza el anarquismo tras la Comuna de París, se inscribe en la federación napolitana de la Asociación Internacional de Trabajadores y fundará numerosos periódicos y revistas libertarias. Su vida está repleta de periplos tanto por Europa como América, sembrando la semilla en el corazón de todos los ingobernables del mundo.

Errico Malatesta sostenía la necesidad de participación en los sindicatos y otras organizaciones populares de lucha, y al mismo tiempo la organización política de los anarquistas. Además, afirmaba que es imposible la existencia del individuo fuera de la sociedad. El ser humano existe gracias a la organización social, el entorno y la historia; y entiende su existencia como resultado de incontables generaciones pasadas y también como consecuencia de la colaboración solidaria entre sus contemporáneos. Por ello que en su biografía podemos extraer lecciones en torno a dotarse la humanidad de una forma de gobierno horizontal, federativa y libertaria, abrazando el comunismo como modo de producción económica. LEER MÁS

fuente: TODO POR HACER

Desmitificando a Emma Goldman

No es el caso de todas las obras sobre el anarquismo que tengo a mano, pero en varias de ellas parece que las mujeres, incluida por supuesto Emma Goldman, quedan fuera de foco, como si tal doctrina fuese, como el soberano, cosa de hombres: Una ojeada rápida a la obra clásica de James Joll, el pequeño léxico filosófico de Daniel Colson, o la consulta de otros libros que tengo a mano como Les @narchistes de Pierre Michel en el que asoma su nombre una sola vez, catalogada como militante americana, junto a los nombres de algunos periodistas, relacionándolos con la guerra de España, ni en el Ni Dieu ni Maître de Daniel Guérin, ausente igualmente en dos breves antologías en francés (una de Textuel, L´anarchisme dans les textes de Irène Pereira, la otra de Librio: Ni Dieu ni maître! De Christophe Verselle), en fin :…¡cosas!

Ahora tengo en las manos una obra dedicada a la lituana (Kaunas, 1869- Toronto, 1940), quizá junto a Louise Michel la más célebre militante y teórica anarquista: «Emma Goldman. La unión apasionada de pensamiento vida» de Laura Vicente y Agustín Comotto, editado por Calumnia Edicions; los textos son de la profesora y especialista en historia de las mujeres, y las ilustraciones de Comotto, desde la misma portada hasta el final con seis significativas imágenes intercaladas, a página entera, que podría decirse que hablan por sí solas, obviamente en compañía del verbo de Laura Vicente, una complementariedad que es un verdadero primor de edición, y no hablo solamente de la presentación. No falto a la verdad si digo que lo breve si bueno… que en esta caso se cumple a las mil maravillas.

La vida y el compromiso de esta mujer, en una unión indisoluble, quedan claramente expuestos desde las primeras líneas, del mismo modo que se ve que Goldman no se guiaba por un catecismo inflexible o dogmático, sino que su carácter y sus ideas podían variar, y rectificarse, según las circunstancias, más teniendo en cuenta su consideración acerca de la pluralidad del sujeto, compuesto de varias madejas, esta pluralidad que exigía la reforma de sí misma en la medida que esto supondría dedicarse más plenamente a los demás. Las miradas que acerca de ella se han publicado habitualmente han puesto el acento, en exclusiva, en el terreno de la teoría, considerando que sus ideas no eran más que mera repetición de las enseñanzas de Bakunin y Kropotkin, olvidando otros aspectos esenciales en su manera de encarar la existencia, el cuerpo, el placer, los afectos y los modos de vivir, terreno que comenzaba por sí misma; y obviando también que ella bebía de otras fuentes filosóficas, que hibridaba con las ideas de algunas corrientes radicales americanas: Henry David Thoreau, Walt Whitman y Emerson y su trascendentalismo. Precisamente esta obra es un intento, logrado, en subsanar esta mirada parcial. Vida ajetreada, de huidas y detenciones, la de esta mujer judía, exiliada y abiertamente anarquista, y de esperanzas frustradas como le supuso la revolución de Octubre y su autoritarismo como moneda corriente, que quedó plasmado de manera paradigmática en al aplastamiento de los rebeldes de Kronstadt. Motivo por el que ella y su marido escaparon a Lituania, de donde fueron expulsados a Suecia y de allá a Berlín; otra desesperanza vendría tiempo después al ver la derrota del pueblo y su revolución en la guerra civil del 36, a donde había ido por invitación de la CNT. Si he señalado que huyeron a Lituania, con anterioridad había sido expatriada a Estados Unidos, en donde se unió con Alexander Berkman, militante anarquista, hasta que éste fue detenido lo que llevó a Goldman a unirse con otro compañero, Ed Brady con quien -según confesaba- aprendió lo que era el sexo. En Nueva York fue detenida y encarcelada a causa de un discurso, explicando el uso de los anticonceptivos, y por la difusión de sus posturas sobre el control de la natalidad, dedicándose a promover la educación sexual, proponiendo una maternidad consciente; « la cárcel me había ayudado a descubrir mi propia fuerza, la fuerza para permanecer sola, la fuerza para vivir mi vida y luchar por mis ideales, contra el muno entero si fuera necesario». Austria, vuelta a Estados Unidos en donde gira propagando las ideas libertarias, en tiempos en que la propagación de las ideas anarquistas había sido prohibidas por la ley. Cuando su compañero, Berkman salió de prisión volvieron a unirse, acabando ambos dos expulsados del país de las barras y estrellas, junto a ciento cuarenta y siete revolucionarios más. Luego en 1920 es cuando fueron a Rusia en donde tomó contacto con Gorki, Lenin y Kropotkin. A raíz de tal experiencia mostró sus críticas en una obra al respecto, al tiempo, que, instalados en Saint Tropez, comenzó la escritura de su autobiografía. En 1940, falleció en Toronto de una congestión cerebral…allá a Canadá había marchado con el fin de recabar fondos para los exiliados de la guerra de España, muriendo con las botas puestas organizando una campaña de apoyo y solidaridad con unos compañeros italianos detenidos.

El libro está ordenado en diferentes capítulos que exponen los aspectos esenciales de la vida y las ideas de Emma Goldman: desde el primero que lda título al libro, Vivir como se piensaPensar como se viveIndividualismoEstado, FeminismoRevolución, cerrando la travesía con Concluyendo. A modo de sucesivos flashes se va dando una visión general de la mujer analizada y sus posicionamientos con respecto a las cuestiones nombradas. Se le puede ver, además de defendiendo algunas de las ideas expuestas más arriba y viviendo en medio de varias tormentas, defendiendo la centralidad del individuo y la necesidad de ampliar sus cotas de libertad, su idea del Estado como maquinaria de defensa de unos intereses bien definidos, y un favoritismo sin medida al que había que limitar, de donde sus rotundas críticas con respecto a la participación de algunas celebridades anarquistas en las tareas de gobierno como Federica Montseny y algún otro, una decidida apuesta por el antimilitarismo (postura que no gustó a las autoridades que prohibieron la revista en la que exponía sus ideas); deja clara su posturas con respecto a los derechos femeninos, reclamando la autonomía de las féminas e incidiendo en los ineludibles lazos entre género y clase social, opresión, la femenina, que no se solucionan con el derecho a ejercer el voto y el acceso al trabajo, con respecto a la revolución subraya la importancia de poner todos los medios para evitar en la medida de lo posible el ejercicio de la violencia a la vez que se pronuncia con rotundidad contra el autoritarismo de los bolcheviques, aplicando el jesuítico el fin justifica los medios, que llevaron las ansias revolucionarias al fracaso, imponiendo la pasividad y la obediencia, el antídoto residiría en la ampliación de la libertad, el mantener vivas las llamas de la revuelta en las masas y en fomentar el apoyo mutuo, «el genio creativo del pueblo, de la cooperación entre el proletariado intelectual y manual. El interés común es la máxima de todo empeño revolucionario»…sus críticas, teñidas de llamadas a tener en cuenta las emociones y a sostener la relevancia de la ética, eran consideradas por la nomenklatura como puro sentimentalismo burgués.

Su espíritu libertario se deja ver en sus relaciones afectivas, además de incluir los sentimientos como algo a tener en cuenta del mismo modo que reivindicando lo privado como algo público y no solamente como un asunto individual, con abierta preocupación por las microprácticas aplicadas a todos los aspectos de la existencia…El espíritu anarquista debía de empapar las diferentes esferas de la actividad humana: así, la educación, la actividad cultural, los medios de comunicación, la salud, la sexualidad, el bienestar social y la producción económicas.

Laura Vicente y Agustín Comotto reivindican una Emma Goldman que, como queda señalado, ampliaba la necesidad de que el anarquismo se extendiese al tejido social todo. La obra supone así un ejemplo de la combinación de la concisión con una clara capacidad a la hora de poner de relieve los aspectos más relevantes de la vida y pensamiento , y viceversa, de esa mujer que respondía al nombre de Emma Goldman y que fue un torbellino de vitalidad y compromiso, disfrutando de las cosas pequeñas, y grandes, de la vida e intentado que tal actitud se extendiese a los demás.

Por Iñaki Urdanibia para Kaosenlared